martes, 12 de julio de 2016

Tus principios generan algunos de tus sesgos.

Es así, lo sabes, y te parece tan obvio que no te paras a reflexionar sobre ello. A mi me pasa lo mismo pero hoy, que tengo un poco de tiempo, si me he parado a reflexionar. Si te interesa, continúa leyendo.

Lo primero que he hecho ha sido buscar la definición de principio moral y sesgo cognitivo en la Wikipedia, más que nada por no cometer muchos errores (no soy ni filósofo ni neurocientífico, soy un profesor de ciencias preocupado por entender porque, yo y mis alumnos/amigos/conciudadanos, no razonamos correctamente en muchísimas ocasiones).
O sea, “soy un profe de secundaría que os va a hablar de sesgos gracias a lo que ha aprendido leyendo libros, tweets y posts. Además, por si esto fuera poco, va a usar como eje de su argumentación datos sacados de la Wikipedia. Qué queréis que os diga: ¿así va España? ¡él que avisa no es traidor!”

A lo que iba. La wiki nos dicen que los principios son las reglas o normas que orientan la acción de un ser humano y que los sesgos cognitivos son desviaciones del razonamiento en el procesamiento de lo percibido que al final nos conducen a la irracionalidad.

Desde hace algún tiempo, tiendo a clasificar los sesgos cognitivos en dos tipos: los propios de la naturaleza de nuestro cerebro y los "aprendidos" en el día a día.

Como decía, por un lado estaban los propios de la biología de nuestro cerebro.
Están ahí porque el cerebro funciona como funciona, ¡todos los tenemos! y si no quieres que te hagan cometer errores debes de intentar conocerlos y controlarlos.
Surgen porque nuestra cabeza trabaja mediante atajos y aproximaciones, acciones necesarias para la rápida toma de decisiones.
Estos sesgos se estudian dentro del ámbito neurocientífico y algunos de ellos son: el sesgo de confirmación, de correspondencia, de la memoria…
Sobre ellos he escrito mucho en este blog, ejemplos: el WhatsApp y la neurociencia, investigaciones escolares para fomentar el pensamiento crítico, mi charla en @ADCMurcia...

Por otro lado está el uso incorrecto de nuestros principios/valores.
Las normas son insertadas en nuestro cerebro por la educación y la sociedad, incluso son autoinsertadas por nuestras emociones y nuestra moral. No podemos evitarlas, son distintas en cada uno de nosotros y, otra cosa muy importante, no tienen porque transformarse en sesgos cognitivos
Normalmente, si por desgracia se han transformado en sesgos, los analiza la ética y la filosofía. En esos ámbitos se denominan prejuicios pero, en el fondo, son también sesgos cognitivos.

A mi juicio, los principios se transformarán en sesgos al cometerse dos tipos de errores:

Error porque el principio era falso.
Este es el típico que observamos en machistas, en racistas, en los de “lo natural siempre es mejor” (ecologuays), en los de “todas las medicinas de las farmacéuticas son inventos para hacernos enfermar” (conspiranoicos)…

Error porque ampliamos el campo de actuación del principio y lo aplicamos donde no corresponde.
Los que intentan hacer ciencia con cosas no medibles (afirmando, por ejemplo, que Dios no existe), los que dicen curar un cáncer mediante rezos o “energías exotéricas”, los que se empeñan en que una cosas debe ser considerada obra de arte por otros… cometen este tipo de error.

RESUMIENDO

Nuestros principios y valores controlan, en cierta medida, nuestras decisiones.

Si esos principios son falsos o se aplican incorrectamente cometeremos errores.

Esos errores, en el fondo, son un sesgo cognitivo del que no nos podemos librar.


Por lo tanto, si queremos razonar correctamente, tenemos que intentar controlar, no solo los sesgos que nacen de la propia biología del cerebro, sino también los que nazcan de nuestros principios y valores.


NOTA: aconsejo leer "Los toros, la carne y el proceso de moralización" de @pitiklinov

4 comentarios:

  1. Me gusta tu reflexión. Coincido contigo.
    Para mí, en definitiva, es necesario llevar nuestro espíritu crítico hasta sus últimas consecuencias, hasta cuestionarnos a nosotros mismos, precisamente para caer lo menos posible en los sesgos que indicas y evitar, en la medida de lo posible, ser contradictorios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Esa es la idea.

    De todas formas, a mi me interesa este tema también por otra razón, los sesgos interfieren en el proceso enseñanza-aprendizaje mucho más de lo que la mayoría de los profesores tienen en cuenta al diseñar las metodologías que aplican en el aula. Ese es el porque de muchos de los post de este blog.

    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y cuánto de "sesgante" son Twitter, blogs y demás fuentes de que "bebemos" incluidas las "oficiales de referencia"? Al fin y al cabo casi seguro que la mayoría de las fuentes de que bebemos es porque "nos gusta" su agua.

    Por otra parte tampoco podemos cuestionarnos siempre todo y tenemos que asumir ciertos principios... al menos hasta que nos demuestren lo contrario asumiendo que será difícil dejarnos convencer en contra de uno de nuestros principios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, las fuentes de las que bebemos están sesgadas, sesgadas por nuestros principios, gustos... por ello debemos de ser muy conscientes de que nos podemos estar equivocando.

      Por supuesto que no podemos estar cuestionándonoslo todo y en todo momento. Yo empiezo a cuestionarme las cosas cuando veo que algo no concuerda, que algo falla, que no me siento cómodo... Y si detecto que la fuente es la que me ha inducido al error de manera deliberada (no por un simple error de ella), intento dejar de usarla porque quizás me podría inducir a otros muchos errores y yo no ser consciente de que estoy siendo manipulado.

      Gracias por comentar. Un saludo y feliz veraneo.

      Eliminar

Este blog pertenece a un profesor de Ciencias que ha decidido divulgar, pero eso no quiere decir que no me pueda equivocar y que no tenga defectos.

No me paro mucho (algo sí) a revisar los post porque me cansaría pronto del blog. Por ello puede haber algún "error gordo". No te cortes, si lo encuentras me lo dices, gracias a vuestros consejos podré mejorar.

Por cierto, divulgo por dos razones: para explicar cosas que creo que son importantes y para aprender a explicarlas mejor. Ah! y porque me divierte.

Un saludo. Te invito a comentar