martes, 25 de febrero de 2014

Un cuento para explicar la mångata

Me apetecía escribir algún cuento más sobre Ubuntu. Este blog empezó con un primer post sobre este personaje que me inventé (en el texto del cuento enlazo a ese primer cuento).

Una cosilla, antes de que lo leáis. La esperanza de vida en tiempos prehistóricos era muy baja, a los 14-15 años ya se les considerara adultos.

Y ahora el cuento, espero que os guste.

Teliat explica la mångata.

Ubuntu, a sus 17 años, era el chamán de su tribu.

Su pareja era Teliat, de 16 años, a diferencia de él ella era una chica de piel blanca. La conoció cuando Teliat tenía 10 años; ella venía de una tribu del norte que se fusionó con la tribu de Ubuntu. Los de la tribu del norte habían perdido muchos miembros en la última glaciación; los de la tribu del sur habían perdido muchos por una extraña enfermedad. Ambas tribus se fusionaron para poder sobrevivir.

Era de noche, la tribu estaba en una orilla de la costa este de su territorio, habían ido a pescar. Ubuntu y Teliat estaban esperando que la Luna apareciera por el horizonte. Dos días antes había sido Luna Llena y ambos tenían la esperanza de que el camino de la luz y la oscuridad iluminada se formara para ellos.

Muchas noches al cerrar sus ojos recuerdan la primera noche que se formó el camino de la luz para ellos. Recuerda aquella noche de pasión y el sexo compartido en la oscuridad iluminada. Fue cuando Teliat tenía 14 años.

Ubuntu sabía que ella era muy inteligente, pero esa noche se enamoró definitivamente de Teliat. Acababa de salir la Luna de debajo del mar y Teliat paseaba por la playa. Al poco se acerco a él y le dijo que la Luna la estaba iluminando en su paseo. Él la miro y le dijo: Teliat, la Luna no te está iluminando a ti, está iluminando a la tribu mientras celebramos la fiesta. Ella lo miró y le dijo: fíjate en mí mientras paseo, yo no miento.

Teliat se separó del grupo y, una vez distanciada, lo miró. Ubuntu la veía, pero no la veía iluminada, la veía en la penumbra. Ella se sentó y lo llamó, y por no contrariarla él se acercó para decirle que estaba equivocada. Pero conforme se acercaba la cara de Ubuntu se fue transformando, el paternalismo se transformó en una franca sonrisa de sorpresa. Era cierto, conforme andaba hacia ella la Luna le iluminaba a él en su recorrido. Llegó, se sentó a su lado y se quedó pensando un rato.

- Ubuntu –dijo ella al poco tiempo-, mi madre me dijo que esto ocurría, pero que eran pocos los que se habían dado cuenta. Ella la llamaba mångata. Es la estela de luz que se forma en el agua. Ocurre cuando la Luna está sobre el horizonte y los mejores días para observar el fenómeno son un día o dos después de la Luna Llena.

Ubuntu la miró e hizo un gesto para que continuara. Conforme la escuchaba, su forma de mirarla iba cambiando; le miraba su blanca cara, le miraba sus brazos, su torso y sus senos iluminados por la Luna solo para él. Se daba cuenta de que ninguno de los de la tribu observaba tan bello espectáculo; ellos solo veían penumbra. Ella también se estaba dando cuenta del efecto que estaba provocando en él.

- Mi madre me dijo que no se puede ver unos días antes de la Luna Llena porque cuando el Sol se esconde la Luna ya estaba demasiado por encima del horizonte; tampoco se puede ver varios días después de la Luna Llena ya que no estaría lo suficientemente llena como para formarse una buena “mångata”.

Él la miraba y la escuchaba. Él se estaba enamorando de su inteligencia y de su belleza. Ella sonreía, coqueteaba y continuaba explicando.

- Lo que ocurre es que la Luna siembra de luz todas las direcciones, pero nosotros solo vemos aquellos rayos que vienen en línea recta hacia nosotros.

Teliat cogió un palo e hizo un dibujo sobre la arena parecido a este


Ubuntu la escuchaba, la miraba y la deseaba. Ubuntu también recordaba aquella noche que él habló con su propia madre sobre las estrellas y lo mucho que aprendió escuchándola. A Ubuntu le parecía increíble que Teliat también hubiera escuchado/aprendido tanto de su madre.

Ubuntu la besó, ella le correspondió. Ubuntu empezó a acariciarla pero ella se separó de él y le dijo que no quería que la tribu los viera, aunque fuera en la penumbra.

Permanecieron sentados y callados durante un tiempo; pasado ese tiempo Ubuntu habló.

- Teliat, creo que los ojos ven mejor o peor una cosa según la cantidad de luz total que reciben. Aquí nos ven en penumbra porque al mirar hacia aquí no reciben directamente mucha luz sobre sus ojos. Teliat, mira hacia la Luna, fuera del camino de luz el agua se ve en la más absoluta oscuridad, no en penumbra como vemos si miramos hacia la tribu. El agua está en la más absoluta oscuridad porque el ojo recibe demasiada luz de la Luna. Mira este dibujo:


Teliat miró hacia el agua y se dio cuenta de que Ubuntu tenía razón. El deseo crecía entre ambos cuando fueron conscientes de que tenían una “oscuridad”. El calor era sofocante y el agua estaba a una temperatura deliciosa.

Se metieron en el agua, y al mirar hacia la costa veían que toda la playa estaba iluminada, veían perfectamente a la tribu porque la costa reflejaba en todas direcciones parte de la luz con la que la Luna iluminaba. Pero el agua actuaba de otra manera, como estaba calmada, el reflejo de la luz era prácticamente perfecto y no se dispersaba en todas direcciones. Estaban en la más completa oscuridad para la tribu, pero esa oscuridad estaba iluminada para ellos por la Luna.

Ubuntu y Teliat hicieron el amor una y otra vez en el agua. Esa noche, cuando, exhaustos, salieron del agua y se fueron con la tribu poco hubo que decir. La tribu los vio aparecer del agua como por arte de magia, Ubuntu era el chamán de la tribu y Teliat esa noche se había convertido en su pareja.

Y desde aquella noche mágica, cada vez que la mångata se formaba para ellos, la tribu los veía desaparecer en el agua. Ellos volvían a hacer el amor, pero sobre todo recordaban aquella primera vez que la oscuridad era iluminada para ellos por la Luna.

FIN

Espero que os haya gustado. No puedo evitar poner lo que dije en “Los de Ciencias también sabemos apreciar la belleza de las cosas”: si sabes de Ciencia puedes disfrutar de la Naturaleza (y de su belleza) mucho más.

Otras cosillas.

Le conté lo del camino de la luz a David Bañón para ver si podía comprobar si se formaba (y si podía fotografiarlo); agradezco que lo haya intentado aunque no haya podido ser, los últimos meses han coincidido nubes y luna llena. De todas formas su contribución al “cuento” ha sido fundamental, él me aviso que viera el siguiente tweet:

¿Y por qué no me he esperado a tener las fotos? Porque quería presentarlo al #49 @CarnavalFisica que se aloja en el blog El Zombi de Schrödinger de @cuantozombi

Y ya puestos también lo he presentado al IX @CarnavalHumanid que se aloja en el blog Ciencia y alguna otra cosa de @Diplotaxis


9 comentarios:

  1. Me ha encantado, además es un fenómeno que conocía, pero al que nunca había puesto nombre. Una participación de relumbrón para cerrar el carnaval : )

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te haya gustado.

    Yo tampoco conocía el nombre pero David me avisó que mirara ese tweet, si hace fotos y me las manda actualizaré el post

    Lo de las fotos está abierto a quien quiera mandarlas, hay varios fenómenos relatados: penumbra en la distancia, buena visibilidad de la costa desde el agua, oscuridad próxima al "camino de la luz"....

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hum... fenómeno este que supongo que la mayoría de nosotros habrá experimentado, pero que hasta que alguien se para a detallarlo y explicarlo, no nos damos cuenta de que es así.
    Está bien darse cuenta de cosas.

    :-)

    Interesante y de lectura fácil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. La verdad es que da gusto leer que a la gente le gusta lo que escribes/describes.

      Un saludo

      Eliminar
  4. Otro post para enmarcar, está claro que las Ciencias ayudan a ver más cosas en la oscuridad.
    Muy bueno el cuento, e interesante el poner nombre a fenómenos que seguro que todos hemos visto alguna vez pero no siempre nos paramos a reflexionar sobre ellos.
    Un saludo.
    Dan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo sinceramente que si sabes de Ciencias puedes disfrutar más de la Naturaleza (y su belleza). Y digo puedes porque no es seguro, si sabes Ciencia se te abre una nueva puerta, el aprovecharla o no es cosa tuya. Por cierto, creo que hay otras puertas que te pueden hacer disfrutar más de las cosas, por ejemplo la Historia.

      Un saludo

      PDT. un honor estar contigo en el programa doble que @cuantozombi ha subido a @divulgame_net.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo en lo de las otras puertas. La de la Historia es un muy buen ejemplo. Yo por ejemplo siempre he defendido que se puede disfrutar enormemente de una obra de arte, sea un cuadro o una pieza musical sin tener ningún conocimiento de arte o de música, y aunque sigo pensando que esto es cierto ahora veo que con conocimientos puedes disfrutar aún más. Vas a "ver" más cosas que sin estos conocimientos. Por eso siempre defiendo el lema Letras MÁS Ciencias.
      Un saludo.

      PDT. Un placer compartir portada en Divulgame.

      Eliminar
  5. Excelente tu cuento y tu manera de aportarnos este conocimiento, que aunque todos de cierta manera hemos visto y conocemos este fenómeno o acontecimiento, en realidad lo ignoramos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste.

      Pienso como tú, cuando miramos con los "ojos" de la Ciencia descubrimos cosas que dábamos por entendidas.

      Saludos

      Eliminar

Este blog pertenece a un profesor de Ciencias que ha decidido divulgar, pero eso no quiere decir que no me pueda equivocar y que no tenga defectos.

No me paro mucho (algo sí) a revisar los post porque me cansaría pronto del blog. Por ello puede haber algún "error gordo". No te cortes, si lo encuentras me lo dices, gracias a vuestros consejos podré mejorar.

Por cierto, divulgo por dos razones: para explicar cosas que creo que son importantes y para aprender a explicarlas mejor. Ah! y porque me divierte.

Un saludo. Te invito a comentar